Guillermo Suárez, “Sentí una alegría enorme”.

guille.jpg

Rápido, livianito, escurridizo… Con esos rasgos característicos de su juego se metió a la gente de Tigre en el bolsillo, sobre todo después del gol agónico ante Racing, que le dio la última victoria al equipo. Cuando recuerda aquel momento, Guillermo Suárez se ilumina. “Sin dudas que hasta ahora fue el mejor momento de mi carrera. Sentí una alegría enorme, por lo luchado que fue el partido, por la emotividad…”, recuerda, sentado en la redacción de Olé y se le dibuja una sonrisa.

El delantero llegó desde Lincoln a préstamo por un año y tiene una historia particular que guarda desde su infancia: de padres separados, vivió desde los 8 hasta los 12 años en un orfanato de su pueblo. “La verdad es que no me arrepiento de haber estado cuatro años ahí. Yo estaba muy bien, iba al colegio del mismo lugar… Viví cosas muy buenas allá”.
—¿Por qué pasaste tanto tiempo en el hogar?
—Prácticamente vivía con mi abuela. Pero como ella trabajaba y además una de sus hijas, la hermana de mi mamá, estaba enferma y no me podían cuidar. Mis viejos estaban separados y decidieron que lo mejor para todos era que esté ahí.

—¿Nunca se lo reprochaste de grande?
—No, porque si ellos tomaron esa decisión es porque tenían sus razones. Incluso pude hacer amistades ahí, aunque sigo hablando con pocos de los chicos, la mayoría no eran del pueblo.

—¿Cuando vas a Lincoln y ves el lugar, te genera algo especial?
—Y… Es algo especial. Me dan ganas de entrar a saludar a la gente que trabaja, a los que estaban siempre con nosotros. Si en algún momento les puedo dar una mano como ellos me la dieron a mí, seguro que lo haría sin dudarlo.

Termina la entrevista y Suárez acepta la propuesta de abandonar el edificio del diario para retratar el momento. En el camino, uno de sus representantes revela un dato curioso: el punta es conocido en su pueblo por un apodo peculiar. “Cuando jugamos por Rivadavia de Lincoln contra un equipo de Tandil, los periodistas locales me llamaron ”el hijo del viento” y me quedó…”. Como era de imaginar, sus compañeros de Tigre se enteraron: “Me vuelven loco con eso, me dicen: ”vení hijo”, ja”. Y hace un comentario más: “Desde el primer día me trataron bárbaro; haber llegado en la pretemporada me vino muy bien, porque pasamos diez días juntos”.

Estuvo a prueba hasta que Cagna le confirmó que se sumaría al plantel. Así lo vivió: “Antes de empezar un amistoso Diego me dijo que iba a estar un año en Tigre. Y en ese partido no toqué una pelota, pero corrí para todos lados, je”.

Fuente: Diario Ole.

Anuncios

One Response to Guillermo Suárez, “Sentí una alegría enorme”.

  1. Ricardo Ramirez dice:

    No se puede explicar en pocas palabras lo que se siente al ver jugar en primera a un chico como Guille!!!, yo soy de Lincoln y lo segui durante mucho tiempo , es una persona excepcional y todo lo que le pasa en este presente sin duda se lo gano con creces!!!, Guille lo mejor para tu futuro!!!, un abrazo enorme.
    PD gRACIAS POR TRATAR TAN BIEN A GUILLE!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: