Tigre 1 – Lanús 4.

Lanús volvió a contar con un Lautaro Acosta endiablado y con un José Sand implacable y logró un excelente triunfo como visitante ante Tigre, para seguir alejándose del fondo de las posiciones y olvidar lo antes posible un trimestre bastante flojo, con eliminación de la Copa Libertadores incluida. Fue 4-1, en Victoria.

El conjunto local salió a buscar el resultado desde el comienzo y ya al minuto inquietó a Carlos Bossio, quien tuvo que esforzarse para enviar al tiro de esquina un potente remate de Sebastián Ereros. Sin embargo, lo del Matador fue una ilusión: terminó siendo tibio en ataque y muy flojo en defensa.

El Granate, por su parte, aprovechó cada desinteligencia del fondo local y castigó con Acosta y Sand, las dos grandes figuras. La primera fue del Pepe, quien no logró definir en un claro mano a mano con Daniel Islas. Pero a los 13 no perdonó: el Laucha encaró, se sacó de encima a Diego Castaño y Cristian Leyes y disparó al pecho del arquero; Sand llegó por detrás y decretó el 1-0.

Lanús siguió siendo mucho más frente a un equipo sin ideas en ofensiva, estático en el medio y sumamente inestable en la última línea. Néstor Ayala pasó inadvertido, Castaño y Román Martínez perdieron ante Agustín Pelletieri y Matías Fritzler, y los atacantes, Ereros y Lucas Pratto, no recibieron demasiado juego. Por eso no sorprendió a nadie el 2-0 de la visita, a los 23: Blanco ejecutó un tiro libre desde la izquierda y Fritzler, totalmente solo, puso su botín derecho y venció la resistencia de Islas.

Herido, Tigre se adelantó varios metros y llegó al descuento, inmerecidamente, cuando abandonó el molde. A los 41, Martín Galmarini hizo una muy buena diagonal de la derecha al medio, gambeteó a Bossio y remató de zurda; Ereros llegó con lo justo por el segundo palo y la empujó para el 1-2. Pero Lanús volvió a aprovechar una contra a los 45 y se fue al descanso con una ventaja importante: Acosta recibió recostado sobre la derecha y se la dio a Sand, quien enfrentó a Islas y definió con muchísima tranquilidad.

El equipo de Cabrero fue muy superior en el complemento y redondeó la goleada a los nueve minutos, tras un desborde de Maximiliano Velázquez por la izquierda y la definición en soledad de Salomón, por el segundo poste. Lanús manejó muy bien la pelota y pudo haber ampliado la ventaja, aunque sacó el pie del acelerador.

Tigre no encontró nunca los caminos, se mostró estático, cansado y golpeado ante un rival que los superó en todos los sectores. Diego Cagna intentó con Martín Morel en lugar de Ayala, pero nada cambió y el local siguió perdido, sin conducción. Ereros, Galmarini y Castaño se quedaron sin piernas y el Grana se floreó. Sand y Acosta desperdiciaron varias chances.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: