Argentinos 2 – Tigre 0.

En su primer partido como uno de los líderes del torneo Apertura, Tigre perdió 2-0 contra Argentinos en La Paternal y su continuidad en la punta depende de lo que suceda mañana en el encuentro entre Boca y San Lorenzo. El local fue mucho más en el juego, le cortó una racha de tres triunfos al hilo y llega entonado al choque con Palmeiras por la revancha de los cuartos de final de la Copa Sudamericana.

El Bicho arrancó muy enchufado, presionó en campo rival y no dejó salir limpio al Matador, que tardó unos 15 minutos en acomodarse en el terreno de juego y equilibrar las acciones. Sin embargo, el conjunto que dirige Gorosito no le generó muchos problemas al de Cagna en el inicio y sólo pudo acercarse con remates desde media distancia intrascendentes.

Después del cuarto de hora, el juego se estancó en el mediocampo, donde Mercier y Castaño se encargaron de neutralizar los avances ofensivos. De a poco, se fueron enchufando Lázzaro y Morel, quien a pedido de su técnico se ubicó de punta, y el equipo de Victoria empezó a arrimarse. La más clara vino de un lateral lanzado por Arruabarrena: Lázzaro peinó la pelota, Morel remató cruzado y Caruzzo evitó el gol sobre la línea.

Cuando Tigre le había encontrado la mano al partido y estaba atravesando su mejor momento, llegaron los goles de Argentinos, que en sólo tres minutos y con dos pelotas detenidas hizo la diferencia en el marcador. Lunati cobró dos infracciones inexistentes, una sobre la derecha contra Bogado y la otra sobre la izquierda a Hauche, y el local les sacó el máximo provecho. Primero, Recalde ejecutó un tiro libre cerrado, Islas creyó que la pelota se iba y terminó clavándose en el segundo palo. Luego, Bogado tiró un centro al área, Mercier peinó el balón y Canuto lo empujo al fondo de la red.

En el segundo tiempo, Cagna buscó cambiar el rumbo del encuentro con los cambios: metió a Luna, Rusculleda y Ayala, con la idea de sumar más gente en ataque, pero las variantes no tuvieron el efecto esperado. El Matador abusó de los pelotazos frontales y chocó con una defensa bien plantada; la única que tuvo fue un disparo de Luna que pegó en el palo.

Gorosito, por su parte, mandó a la cancha a Scotti y armó una línea de cuatro en el fondo, para aguantar el embate, que finalmente no se produjo. El Bicho se agrupó bien cerca de su arco y cuando recuperó la pelota, salió rápido de contragolpe. Con esta fórmula, casi redondea una goleada: Hauche desbordó por izquierda, metió un centro perfecto y Pavlovich no le pegó bien al balón; Andrés Romero llegó con lo justo al último toque, al cabo de una gran maniobra colectiva, y no fue el tercero de milagro; y Pavlovich casi hace un gol maradoneano, pero definió de cuchara y se le fue por arriba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: