Colón 2 – Tigre 2. “Se escapo sobre el final”.

Tigre cosechó un 2-2 con sabor amargo contra Colón, en Santa Fe, y es el único puntero del torneo, aunque con un solo punto de diferencia sobre Boca y San Lorenzo. A pesar de haber sido superior, el Matador lamentó resignar una victoria clave que tenía en el bolsillo hasta la última jugada.

san-roman
Ambos equipos no pusieron como excusa al ofuscante calor que azotó el Cementerio y construyeron un buen partido. Colón fue el que madrugó con el apoyo de su público y las ganas de dar el gran golpe en el torneo. De la mano del inteligente Alfredo Ramírez y la tenacidad de Fuertes, el Sabalero supo dominar y sacó ventajas. A los 9, Islas le cometió penal al Bichi y éste puso el 1-0 en su segundo remate (el primero lo anotó pero fue invalidado por invasión de Oyola).

A partir de ahí, el equipo local contó con varias oportunidades mediante el contragolpe para ampliar la ventaja. Sin embargo, Islas respondió con excelencia y conservó las ilusiones del Matador. Tras esos minutos de dominio rojinegro, Tigre levantó la cabeza y se metió en el partido de lleno. Con claridad cuando participó Morel y con deficiencias cuando el enganche no lo hizo.

Con esfuerzo e inteligencia táctica, Tigre encontró en Rosano la carta para desequilibrar a la frágil defensa rival. El uruguayo se les escapó siempre a Oyola y complicó a Aguilar, aunque tuvo pecados en la concreción. También fue clave el aporte solidario de Lázzaro, que se complementó a la potencia de Altobelli. El esfuerzo derrochado por el puntero tuvo su premio a los 31, cuando Arruabarrena se escapó a la marca en un tiro de esquina y puso el 1-1. El descanso pareció el único escollo entre la visitan y el segundo tanto.

gol-arruabarrena

El panorama se complicó aún más para el Sabalero en el inicio del segundo tiempo, cuando Pablo Aguilar se fue expulsado por doble amonestación. Sorpresivamente, el Turco Mohamed sacó a Oyola y lo mandó a Torres por izquierda, en un gesto nítido de audacia. Claro, el problema fue Tigre potenció su rendimiento ante tantos espacios.

En base a un Altobelli inspirado, los de Diego Cagna tuvieron varias oportunidades para llegar al desequilibrio. Pozo respondió hasta donde pudo, pero una gran aparición de Morel, que conectó de cabeza un centro de Giménez a 16 del final, potenció la ilusión de los bonaerenses. El valor de un triunfo en Santa Fe superaba ampliamente los tres puntos.

morel-gol

Pero Colón buscó en su escaso repertorio y halló una alegría en el cierre. Aún cuando fue claramente superado, el conjunto santafesino demostró que los partidos se definen con el pitazo del árbitro. En este caso, Rubén Ramírez recibió solo tras un tiro de esquina y fue cruel con el sueño de Tigre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: