Tigre 2 – Godoy Cruz 0.

Aunque a veces no muestre su mejor cara o tenga baches en el devenir de los partidos, Tigre tiene un plus en Martín Morel, un jugador que atraviesa un momento mágico, a quien le sale todo lo que intenta y produce el contagio en el resto, casi inevitablemente. Morel equivale a goles y estos, a su vez, significan puntos que lo ubican al Matador en la pelea grande y le permiten soñar con el título. Godoy Cruz opuso resistencia un ratito, apenas el tiempo en que la máxima figura del cuadro de Diego Cagna tardó en mostrar lo mejor de su repertorio y guiar a los suyos a un triunfo que hoy vale una gran ilusión.
tigre1
No hay exageraciones. Una vez más, Morel hizo la real diferencia. Con el marcador 1-0, Godoy Cruz era superior y merecía el empate, pero apareció el 10 y con un cabezazo letal tras un centro del uruguayo Rosano amplió la brecha sobre el final de la primera parte y después fue todo de Tigre, siempre de la mano de su mejor jugador, quien incluso se hizo un margen para los lujos y fue una permanente invitación a jugar por abajo.

Parecía que Tigre la iba a tener complicada, porque Encina encaraba y pasaba, y Caruso se mostraba incisivo. Hasta que un error les simplificó la tarea a los locales. La defensa se equivocó en un despeje y Olmedo, quien intentaba corregir, se comióla furtiva aparición de Matías Giménez. Baldassi sancionó el penal y Morel, con asombrosa tranquilidad, ubicó la pelota con suavidad y categoría junto al palo derecho de Ibáñez, quien adivinó la intención sin poder evitar la conquista.

Los pasajes posteriores a la apertura del marcador atestiguaron a un Tigre con problemas en la posesión y desconexión en sus líneas. Godoy Cruz fue por el empate, pero se quedó en intervenciones individuales aisladas. No tuvo consistencia en sus intentos, si bien hubo un momento en que mereció la igualdad. Hasta que se iluminó Morel y con un nuevo cabezazo típico de goleador voraz, como hace una semana en Santa Fe, ingresando por el centro del área, apuró la cosecha de los tres puntos.

tigre-2
El complemento fue un monólogo de Tigre ante un Godoy Cruz impotente. Morel lució por encima del resto y los locales tuvieron pasajes de gran fútbol, especialmente en los primeros 15 minutos, pero hubo un puñado de individualidades para destacar. Como Arruabarrena, muy firme y patrón del fondo. También brilló Castaño, siempre bien ubicado y preciso en la distribución. Y Lázzaro, quien fue una pesadilla para la defensa visitante, pese a que se mantiene peleado con el gol.

Se iluminó Morel -una vez más-, ganó Tigre y su gente sueña. Tenemos derecho y tenemos con qué. Fue el primer triunfo en el historial de Tigre sobre Godoy Cruz (habían jugado cinco partidos en la B Nacional, con cuatro triunfos del equipo mendocino y un empate). El equipo Matador, además, extendió a 447 minutos el invicto de su valla en condición de local.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: